10 CONSEJOS PARA EL PACIENTE DIABÉTICO

  1. Debe lavar sus pies diariamente, sin olvidar las zonas entre los dedos. utilice jabón neutro y agua templada (36ºc). no deje los pies en agua más de 5 minutos. séquese bien.
  2. Tras haberse lavado los pies, deberá examinarlos cuidadosamente. puede ayudarse con un espejo o pedirle ayuda a un familiar. preste atención a lesiones entre los dedos, callosidades, durezas en la planta del pie, ampollas, zonas dolorosas a la palpación o cambio de coloración, heridas o úlceras.
  3. No use agentes irritantes como callicidas, cuchillas, alcohol, yodo o agua salada: son muy abrasivos.
  4. Las uñas mal cortadas pueden causar heridas y ser causa de infecciones. corte las uñas después del lavado de los pies, porque así estarán más blandas. se deben cortar horizontalmente, dejando los bordes rectos. use una tijera de punta roma, nunca utilice tijeras con punta, alicates de manicura, hojas de afeitar, limas metálicas, etc.
  5. Evite que los pies estén demasiado húmedos o demasiado secos. utilice cremas hidratantes pero no aplique crema entre los dedos.
  6. Use zapato cómodo, preferiblemente de cuero. cuando vaya a comprar zapatos, es conveniente probárselos cuando los pies están más hinchados, normalmente por la tarde. debe probar los dos, puesto que los pies no son iguales. cuando estrene, comience a usarlos progresivamente. diariamente, antes de utilizarlos, deberá comprobar con las manos el interior, observando que no hayan grietas, forro despegado, piedras, etc.
  7. Haga ejercicio diariamente para mejorar la circulación. no se siente con las piernas cruzadas ni permanezca mucho tiempo de pie en la misma posición durante un tiempo prolongado. no fume.
  8. No camine descalzo nunca, en casa lleve zapatillas y en la playa o en la piscina, lleve siempre sandalias, incluso en el agua.
  9. Protéjase del calor y el frío: no caliente directamente los pies con una fuente de calor (mantas eléctricas o bolsas de agua caliente), póngase calcetines por la noche si se le enfrían los pies.
  10. Acuda periódicamente a su médico para controlar la diabetes y a su podólogo para la revisión de los pies, sobre todo ante cualquier herida o lesión.